El incierto inicio del Mundial de MotoGP

Publicado por: Marcelo Haddad En: Root En: Comentario: 0 Golpear: 679

Tras los recientes aplazamientos de Jerez y Le Mans por culpa de la pandemia del coronavirus ahora todos los ojos están pendientes de Mugello (31 mayo) y Catalunya (7 de junio)

Ahora todos los ojos se centran en el siguiente evento, el Gran Premio de Italia previsto en Mugello el 31 de mayo, un evento que podría correr la misma suerte que los de Jerez y Le Mans ya que este miércoles el Ejecutivo italiano alargó el confinamiento nacional hasta el 13 de abril –llevan en estado de alerta desde el 9 de marzo– con un lacónico “no estamos en condiciones de poder reducir las medidas”, por parte del primer ministro, Giuseppe Conte.

En su comunicado conjunto los responsables del Mundial de MotoGP advierten que “como la situación sigue en constante evolución, las nuevas fechas del GP de Francia y del recientemente pospuesto Gran Premio Red Bull de España no pueden ser confirmadas hasta que se defina exactamente cuándo será posible celebrar los eventos. Tan pronto como esté disponible, se publicará un calendario revisado”.

Si los tres primeros Grandes Premios aplazados por la crisis del coronavirus, Tailandia, Américas y Argentina, y que iban tras el inaugural de Qatar donde solo compitieron los pilotos de Moto2 y Moto3, se reubicaron rápidamente en otoño retrasando la clausura del campeonato, siempre con el GP de la Comunitat Valenciana como protagonista, al 29 de noviembre, ni Jerez, cuyo aplazamiento se anunció el 26 de marzo, ni tampoco Le Mans han sido recolocados. El motivo es que hasta que no se ataje la pandemia y puedan ponerse en marcha no podrán calcular cuantos Grandes Premios podrán disputarse este 2020. Si se alarga demasiado, en lugar de anunciar aplazamientos serían ya cancelaciones porque la parte de otoño del calendario ya está muy recargada con dos tripletes separados por una semana de margen, Japón Australia y Malasia por un lado y Austin, Argentina y Valencia por el otro.

Dorna lleva semanas también en conversaciones con los responsables de los circuitos de Mugello y de Barcelona-Catalunya, las dos citas siguientes, monitorizando la complicada situación de los dos países más afectados por el coronavirus. Los gestores de Catalunya hace una semana que son conscientes que cada día que pasa sin que remita la grave crisis sanitaria en el país es peor para el GP de Catalunya del 7 de junio. Previamente ya vieron aplazado el GP de España de F-1 previsto para el 10 de mayo.

Sin un objetivo de inicio definido, aunque muchos están focalizados en el mes de junio, los pilotos están comprometidos a seguir trabajando en su preparación física, de momento casera mientras dure el confinamiento, para que el reinicio los pille lo mejor preparados posible.

Lo que sigue sin resolverse es el sellado de los motores y el primer paquete aerodinámico para las fábricas sin concesiones en MotoGP, Honda, Yamaha, Ducati y Suzuki, un trámite que debían haber hecho el jueves del GP de Qatar y no se realizó por la cancelación de MotoGP. Ahora se hará de forma remota aunque aún no se ha ejecutado.

comentarios

Deje su comentario